Blog

Más impuestos a la venta de viviendas

Publicado por:

La reforma fiscal planteada por el gobierno está creando un gran revuelo por las consecuencias que acarrea para los propietarios de viviendas. Tal como está planteado el proyecto de ley desaparecen dos coeficientes fundamentales, que reducen sustancialmente la tributación de la venta de inmuebles; el Coeficiente de Abatimiento y el Coeficiente de Corrección Monetaria. Estos coeficientes, corregían la plusvalía generada y por lo tanto el importe de los impuestos a liquidar.
Cuando una persona vende una vivienda, se genera una ganancia patrimonial o plusvalía por la diferencia entre el precio de compra y el de venta. El importe de esta ganancia es la base para liquidar el impuesto. La eliminación de los coeficientes castigaría a los propietarios que quieran vender una cuya compra fuera de antes de 1995.
Los Coeficientes de Corrección Monetaria actualizan los valores de compra de los inmuebles a efectos fiscales teniendo en cuenta la inflación. De esta forma no era lo mismo una vivienda adquirida hace 50 años por 50.000 que ahora. En la Ley de Presupuestos Generales del Estado se aprobaba cada año una tabla en la que se definían unos coeficientes que corregían los valores.
Los Coeficientes de Abatimiento, reducen en un 11,11% la ganancia por cada año de tenencia desde la compra hasta 31 de diciembre de 1994.
La corrección monetaria se aplicaba para eliminar el efecto de la inflación sobre la revalorización del precio de los activos inmobiliarios, con el objetivo de que en caso de vender una vivienda comprada hace años el contribuyente tributase solo por la plusvalía «real» generada. Los coeficientes de abatimiento, por su parte, reducían aún más la factura fiscal para la venta de aquellos bienes patrimoniales (tanto acciones como viviendas) comprados antes del 31 de diciembre de 1994. Estos instrumentos se calculaban sobre la plusvalía generada entre esta fecha y el 19 de enero de 2006.
Vender una vivienda en 2014 o esperar a 2015 puede esconder una diferencia de miles de euros a raíz de la supresión de ambos coeficientes y penalizará, sobre todo, a las casas adquiridas antes de 1995, ya que estos inmuebles se podían aplicar las dos bonificaciones fiscales. Imagine que compró su vivienda en el año 1989 por 20.000 euros  y su precio de mercado actual asciende a 600.000 euros. Si vende la casa el 31 de diciembre de 2014 pagará en IRPF 87.507 euros, mientras que si decide traspasarla al día siguiente, la factura del Fisco ascenderá a 138.080 euros. Miles de euros en cuestión de horas.

Eso sí, el actual proyecto de ley de reforma fiscal mantiene algunas excepciones. No tributarán los contribuyentes mayores de 65 años que vendan su vivienda habitual ni aquellos que utilicen la plusvalía para la reinversión en otra casa en la que residan.
Si esta reforma se aprueba en estos términos será un duro golpe para el sector, ya que penaliza al ahorro y desanima a la inversión en viviendas.

0

Sobre el autor:

  Related Posts
  • No related posts found.

Añadir un comentario